Evaluación

EVALUACIÓN

Estamos en capacidad de determinar integralmente el estado, dinámica y tendencias de los sistemas hídricos como resultado de la interacción de procesos naturales y antrópicos, para promover una adecuada administración, uso y manejo.

  • Monitoreo: Se verifica si la calidad de un cuerpo de agua cumple con las condiciones para los usos requeridos, con la determinación de las tendencias de la calidad del ambiente acuático y como éste se ve afectado por el vertimiento de contaminantes originado por actividades humanas. Por ello, se elaboran protocolos para el diseño e implementación de un programa de monitoreo en aguas superficiales y subterráneas; se elaboran métodos analíticos de muestreo, de análisis y presentación de datos, de acuerdo a las condiciones específicas requeridas.
  • Modelación: A través del uso de diversas herramientas informáticas se predice o verifica el comportamiento y variación de los cuerpos de agua frente diversos acontecimientos. El objetivo de modelamiento va estrechamente ligado con las actividades de planificación, ordenación, evaluación y seguimiento del recurso.
  • Diagnóstico: Con la aplicación de un conjunto de técnicas se determina el grado de eficiencia en el uso del agua. En el mismo se determina dónde y cómo es utilizada ésta, índices de consumo, factores que intervienen, además de especificar cuánta es desperdiciada. El diagnostico integrado de agua tiene el objetivo implementar un sistema de gestión de agua.
  • Evaluación de capacidades institucionales: orientado hacia la identificación de las condiciones actuales en las que se encuentran los actores tanto a nivel individual como el organizacional, para la ejecución de acciones relacionadas con la gestión del agua desde su perspectiva e intereses, y que necesidades tiene a nivel de fortalecimiento de capacidades para mejorar su respuesta frente a las temáticas asociadas al agua.